Dom. Sep 27th, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Salvo Su Mejor Opinión

3 minutos de lectura
Se Aparece Romero Hicks

Por.-
Héctor Gómez De La Cortina Guerrero
No
me refiero al actual senador de la república, ex gobernador del estado, ex
director de Conacyt y ex rector de la Universidad de Guanajuato, no. Me refiero
a su hermano José Luis, al priista, al ex director del Banco de Comercio
Exterior y actualmente presidente de la fundación Colosio en Guanajuato. Lo he
venido diciendo aquí desde hace mucho tiempo, el PRI en Guanajuato es un
desastre, un desastre desde hace muchos años, desunido, golpeado, despreciado
por la dirigencia nacional, dividido y añejado. Son muy escasas las luces del
PRI, tan escasas como la luz de una luciérnaga en el infinito océano. Así están
los tricolores desde que son oposición.
A
partir del 2012, dos senadores levantaron la mano para contender por la
candidatura tricolor en el 2018, Gerardo Sánchez y Miguel Ángel Chico. Primero
aparecieron aparentemente unidos y junto con la ex Alcaldesa de León, Bárbara
Botello, llevaron a la dirigencia estatal a Santiago García López, pero el
idilio terminó luego del desastre electoral del 2015. El PRI de por sí dividido
se fracturó una vez más entre los grupos de Sánchez y de Chico, quienes
comenzaron a atacarse unos a otros. El pleito continúa hasta la fecha y no
tiene caducidad. Sin embargo y a pesar de lo anterior, el añejamiento del
tricolor y la escasa renovación que viene padeciendo no daban margen para
buscar una opción distinta, ¿quién podía ser un candidato competitivo? Se
mencionó de nuevo el nombre de Bárbara Botello pero se antoja difícil luego de
su cuestionado trienio en León y que al parecer ella buscará afianzarse en su
posición como diputada federal (recordemos que ya puede ser reelecta y por ser
plurinominal, bastaría el visto bueno de su partido) o quizá mida el terreno
para llegar al senado, ¿quién más? Resulta por lo menos ingenuo pensar que un
empresario quisiera encabezar una operación suicida, una campaña condenada a la
derrota. Dicho lo anterior, las opciones seguían siendo Sánchez y Chico, pero
hace apenas unos días se apareció un priista respetado, honorable y con una
extraordinaria imagen, José Luis Romero Hicks.
Digo
que se apareció porque a pesar de dirigir la fundación Colosio en Guanajuato
desde hace más de un año, su trabajo lo había realizado con un perfil bajo y
alejado de los reflectores, pero apenas terminando de dar una conferencia en la
Universidad del Valle de Atemajac dijo que Guanajuato “va lento”, que se ha
perdido competitividad y que se atraviesa por una crisis de seguridad.
Posterior a la declaración, en una entrevista radiofónica y a pregunta expresa
de mi compañero y amigo don Xermán Vázquez sobre sus aspiraciones para competir
por la candidatura del PRI al gobierno del estado en 2018, Romero contestó “me
interesa, es por eso que me estoy apareciendo”.
Una
fuente al interior de la fundación Colosio me dice que él duda de la aspiración
de Romero. Estaría alborotando el gallinero para salir ganón con una posición
legislativa en 2018, una senaduría o una diputación federal podría ser. Ya lo
veremos. Lo que es una realidad es que Romero sería una buena carta, una gran
opción, un buen candidato, aunque con nulas posibilidades de ganar.
Twitter:
@gomez_cortina

Mas reportajes

1 minuto de lectura
5 minutos de lectura
1 minuto de lectura

Deja un comentario