0 5 mins 5 años
Santiago y El Rufo
Santiago Heyser Beltrán

Sin gasolina, el temor de quedarte a medio camino en
carretera con la familia sabiendo que hay irresponsables que no advirtieron y
ladrones que especulan, pasamos el fin de semana navideño bajo el gobierno de
EPN.
R- Guau, mi Santias, la pasaste mal…
S- No solo la pasé mal, mi Rufo, la pasé de la fregada y con
la impotencia de no poder mentarle la madre en su cara a EPN, a los priístas
que solapan uno de los gobiernos más ineptos, entreguistas y corruptos de
nuestra historia y a los congresistas de todos los colores que rayando en
traidores a las República aprobaron la Reforma Energética.
Pero vayamos un paso atrás, mi Rufo, no olvidemos al
chaparrito cobarde y mentiroso de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, no solo
prometió construir refinerías para lograr la autosuficiencia en la producción
de gasolinas, sino también generar trabajos y ver que la riqueza nacional,
aunque fuera en una pequeña parte se quedara en México, al tiempo que
reforzábamos la soberanía nacional al tener el control de extracción,
procesamiento y distribución de energéticos en manos nacionales, sino que se
rajó y después del show y faramalla de hacer concursos para construir
refinerías, viendo como impunemente gobernadores de diferentes colores,
incluido el de Guanajuato, ¿verdad Oliva?, se agandayaban tierras compradas con
sobreprecio a través de intermediarios que constituían empresas que nacían de
la nada y se volvían intermediarias para, con información “privilegiada”
comprar barato al campesino y vender caro al gobierno, simplemente guardo
mutis, calló boca y dejó pasar la corrupción y el tiempo para no irritar a los
gringos interesados en convertir a América de Norte, a través del comando
militar “NorthCom” que comanda un general gringo, en una súper colonia que les
dé el control geoestratégico de los energéticos del Golfo de México, de la
plataforma continental americana y del océano Atlántico, al tiempo que impulsan
gobernantes títeres ¿verdad Peña? y gobiernos de pacotilla en Latinoamérica que
se venden por cacahuates mientras entregan las riquezas nacionales y el control
energético en detrimento de las autonomías y soberanías. Yo creo que hasta para
los, en mi opinión pendejos, corruptos y traidores presidentes nacionales de
partidos que se vendieron con el Pacto por México, cito; Jesús Zambrano (PRD),
Gustavo Madero (PAN) y Cristina Díaz (Presidenta interina del PRI en aquellos
aciagos días), más los corifeos del Verde y los aplaudidores de los mini
partidos que están a la espera de migajas que caen de la mesa del poder, estaba
claro que estratégicamente dejar a la inversión extranjera y bajo el control
del capital nacional y extranjero nuestros energéticos, el usufructo de agua y
la expropiación de tierras a legítimos propietarios en beneficio de
inversionistas, fue y es una decisión aberrante en contra del interés nacional…
¡Y les valió madres!
Pero decía que en un acto de cobardía que exhibió la
dependencia de nuestro gobierno de intereses extranjeros, Felipe se retractó y
dejó la mesa puesta para que, en mi opinión, su elegido (traicionando a su
partido el PAN) Enrique Peña Nieto, con la complicidad de un Congreso a modo y
de bajo precio, salvo honrosas excepciones, más el aval de la clase política y
empresarial y un ejército sumiso que comodinamente aceptó no ser garante de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, bajo el mando de un
General aplaudidor, se modificara la Constitución echando para abajo la
histórica expropiación petrolera del General, ese sí nacionalista, Lázaro
Cárdenas del Rio.
R- ¡Guau!, vaya que estas, como diría Catón, encarabonado,
mi Santias.
S- ¿Y como no lo voy a estar mi Rufo?, si México, un país
con impresionantes recursos, incluidos los energéticos, hoy carece de gasolina
en sus carreteras por culpa de unos ladrones vende patrias y sus compinches
corruptos que esperan con ansias el 2017 para llenarse los bolsillo “liberando
precios de energéticos”, ante la mirada impasible de un pueblo cobarde, desorganizado,
ignorante y apático… ¡Así de sencillo!

Un saludo, una reflexión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *