0 3 mins 3 años

Arturo Miranda Montero

La política ficción que tanto agrada al público ya casi completa el elenco para la saga de la historia patria.

El estelar sigue siendo el héroe súbito. Los demás, pues son eso, los demás. Pero, ¿quiénes están arribando a la cima?, ¿qué tanto sabemos de ellos y de su biografía?

Cuando el priismo era exitoso y estaba en la cartelera por décadas, hubo quien se las ingenió para elaborar algo más que un who’s who, un quién es quién en la vida pública nacional; con el tiempo y el arribo de la pluralidad, la tarea se hizo imposible y fue suspendida, por eso casi nada sabemos de toda esa turbamulta que arriba al poder por distintas motivaciones y vías.

De los escandalosos y protagónicos están llenas las redes, que lo mismo dan para reír o para mentar madres. Pero la muchedumbre que oculta su individualidad en la masa de los encumbrados, oculta también sus aventuras previas, por omisión o conveniencia.

Preguntémonos, ¿quién es mi diputado, mi senador, el secretario tal o cual?, ¿qué sé del lugar y fecha de su nacimiento?, ¿cómo se educó?, ¿qué cargos ha tenido de elección, de partido o gubernamentales?, ¿proviene de algún grupo de presión?, ¿ha sido empresario, militar, escritor o malandro?, ¿qué onda con sus familiares y amigos?, ¿qué se ha sabido de sus correrías públicas y hasta privadas?

Hemos girado cheques en blanco a cada fichita que bueno. Y como nada sabemos de ellas, pues hacen lo que les venga en gana y así nos ha ido.

La máquina se ha echado a andar y en su interior van muchísimos que urge conocer y saber puntualmente de ellos, para atenernos a sus actuaciones como clase política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *