22 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Transparencia a prueba, de Oliva a Márquez

2 minutos de lectura

 Por Barbara Botello

El 17 de marzo pasado el gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez, firmó junto con el poder Legislativo y Judicial la Iniciativa de Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para el Estado.

En su mensaje, el mandatario presumió que estaban haciendo historia porque Guanajuato era el primer estado en donde los tres poderes, de manera conjunta, presentaban una iniciativa en la materia.

“Es un mensaje muy claro no solo a los guanajuatenses, sino a nivel nacional”, dijo orgulloso Miguel Márquez. A la vuelta de los meses, nos dimos cuenta de que ese discurso era solamente eso: un mensaje hueco, mentiroso. En realidad, el mensaje que se envía a todo México desde Guanajuato no es de transparencia, es de opacidad.

La Ley que rige en Guanajuato, hay que decirlo, es buena. Pero más que una adecuada legislación, lo que se necesita para ser transparentes es voluntad política. Hay que decirlo claro: en materia de transparencia, no veo diferencia entre el sexenio de Juan Manuel Oliva y el de Miguel Márquez. Es más de lo mismo.

Un ejemplo claro es el Proyecto Escudo. El 11 de julio presenté una solicitud de acceso a la información a través de la Plataforma Nacional de Transparencia, para obtener del Gobierno de Guanajuato información relacionada con el gasto en el Proyecto Escudo e indicadores que me permitieran saber qué tan efectivo ha sido.

La respuesta fue negativa. La Unidad de Acceso a la Información respondió con un acuerdo de clasificación en el que, en términos generales, dice que si abren la información del gasto y resultados de Escudo, se podría generar un trastorno grave al estado y más aún a la sociedad, y que esto pondría en riesgo el éxito de las actividades de seguridad pública y procuración de justicia.

Cuando Miguel Márquez anunció que gastaría 2 mil 700 millones de pesos en el Proyecto Escudo, aseguró que con eso Guanajuato estaría seguro. Los índices delictivos muestran lo contrario.

O el Programa Escudo no sirve desde su concepción, o la idea era buena pero el dinero estuvo mal invertido, porque lo único cierto es que la inseguridad va en aumento. Insisto: ¿qué nos quieren esconder? ¿Por qué no abren la información?

Si Escudo funciona, mucho o poco, ¡que lo demuestren! Ese es el verdadero espíritu de la transparencia.

Por supuesto impugné la negativa. Veamos cómo responden, cuando regresen de vacaciones, los consejeros del Instituto de Acceso a la Información Pública para el Estado de Guanajuato.

¡Nos leemos la próxima semana!

Mas reportajes

1 minuto de lectura
1 minuto de lectura

Deja un comentario

También te puede interesar

1 minuto de lectura
1 minuto de lectura
1 minuto de lectura