21 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

TRAPITOS… al Sol

5 minutos de lectura
Imágenes de Lluvia y Modelo Educativo   
(el PRI y los regidores)
Celso Rico Rivera

Antes
de sentarme a escribir mi entrega… al Sol, intentaba un ensayo sobre la lluvia
y la sensualidad que nos produce un aguacero… ¿Cómo iniciarlo de estar tan
brillante el cielo pasaría súbitamente a la grisedad previa al chubasco?  O mejor aún ¿experimentar vívidamente el
momento desde la propia melancolía temerosa que nos despierta lo nublado?…
Digamos
que esto último sería el principio de mi colaboración… Sí, sí, se oye bien… y
ver caminar sin apuro a la gente, asombrados ante el omnipotente meteoro que
con su poder invoca a la lluvia “fémina” por quien  clama, y se anuncia ya en la agitación…
Habrá
quien prefiera guarecerse en algún lugar, pero también quien acepta las –aunque
engañosas- primeras gotas, cual apertura a la libertad de elección; después de
ellas ¿persistirá alguien mojarse?… ahora que lee esto atento lector sabe que
al principio la lloviznita nos acaricia sin más, obsequiándonos sólo un toque
de sutileza de la madre naturaleza.
Esta
casi-brisa es un pasaje de intimidad, canto de los pajaritos nostálgicos, que
irá cambiando con la mayor intensidad del agua, ya con la lluvia franca,
despertaremos más a la extroversión; a un intercambio de plenitudes entre el
rostro escurriendo –lo grandioso de empaparse- y con esa fuerza incesante, que
al caer en nosotros se torne simple en dulce caricia.
“Cantando
bajo la lluvia”, -es un tema musical y de película de los años cincuentas(?)-
alzar el rostro y beber su agua, correr las calles escurriéndonos por el cuerpo
y sobre todo, imaginar ese milagro sensorial de que la temporada de lluvias nos
visita otra vez… Pero ¿cómo comenzar el tema?… Como creo que mi disertación
acerca de la lluvia resultará un desastre, lo dejo para otra oportunidad o como
dijo la que no quiso bailar: “hay pa’l otra”. Disculpe usted amable lector y a
otra cosa…
Ante el
probado desastre que ha resultado ser el nuevo modelo educativo, es evidente
que elevar el nivel de la educación en Guanajuato indiscutible prioridad, por
lo que el gobernador Miguel Márquez Márquez, en la reciente reunión de la CONAGO
que se realizó en la ciudad de México, dijo que Guanajuato hace la tarea con la Reforma Educativa.
Desgraciadamente
la sólida garantía que nos ofrece la gestión del secretario de Educación,
Aurelio Nuño Mayer, se invalida con el padrinazgo de líderes sindicales cuya
única trayectoria reconocida es la grilla, la tranza y el despojo de sus
agremiados a favor de sus personales e insaciables bolsillos.
No es
que yo tenga nada contra los buenos líderes sindicales –lo que pasa es que no
conozco a ninguno- cuya misión fundamental es velar por la promoción laboral de
su gente mediante la capacitación y el desarrollo por ende el mejoramiento de
sus ingresos y calidad de vida. Es administrar las cuotas de su gente para
construir centros escolares y deportivos, sistemas de becas, guarderías, y
otros beneficios con los que ni sueñan la mayoría de los trabajadores de la
enseñanza.
Es
claro que estamos hablando de líderes sindicales y algunos otros que
aprovechando el cargo para enriquecerse ellos, sus hijos y los hijos de sus
hijos hasta la tercera y cuarta generación sin que les preocupe ni mucho ni
poco la suerte de sus agremiados.
Aventarles
el hueso, algo así como “tenga para que se entretenga” sería la única forma de
entender el padrinazgo de alguno de éstos líderes en el compromiso social para
la transformación de la Educación Básica, dado que es evidente que su
insoslayable importancia, este proyecto debe estar exclusivamente en manos de
los pedagogos y no servir de vehículo para que se trepen los oportunistas… al
Sol.
TRAPITOS… al Sol
Cuando
las cuartillas en blanco se resisten a pintarrajearse a tontas y locas, es
llegando el momento de revisar acuciosamente, lo que se escribe bajo la presión
del periodismo de siempre, no sólo del moderno. Al respecto es famosa la
anécdota atribuida a Eugenio d’Ors –aquel catalán que podía darse el lujo de
balandronear diciendo: “Mis límites son mi grandeza”.
No es
el caso, sino todo lo contrario-, cuando dictaba un artículo a su secretaria “;
¿se entiende?”  -le preguntó, y cuando
ella le dijo que si, se apresuró o exigirse: “¡Pues oscurezcamoslo!”. Aunque no
es necesario, bien vale la pena aclarar que esta columna no tiene tal pretensión.
Por el contrario, ¡ojalá que se entienda!
Si
tomamos en cuenta que la gente es simpatizante o se afilia y vota por una
organización o  partido político con la
esperanza de que su situación personal y familiar mejore, sí entendemos que
básicamente espera empleo, vivienda, educación, salud y descanso en una mayor
cantidad y calidad de lo que hasta ahora ha podido disfrutar, entender que los
regidores salidos del PRI, quienes podrían llenar sus expectativas de
mejoramiento de su calidad de vida.
En
efecto, hay que decirlo, los funcionarios priistas se olvidaron de atender las
demandas de la gente y los militantes del partido los dejaron hacer. Se volvió
paradigmática la actitud prepotente y altanera la fracción priista de regidores
de la administración celayense 2015-2018 panista. Cuando alguien acudía a
solicitar solución a sus problemas y como extremo de ese desapego a las
obligaciones con la sociedad y de esa visión de poder aparecieron algunos casos
de corrupción –leves administrativos- dicen, que no han llegado al escándalo
extremo.
La
reforma del poder, decía Colocio, volver al pueblo, atender en serio las
demandas populares, como quiera que se denomine, era, y sigue siendo, el cambio
esencial que requiere el PRI. Ahora ya no sólo desde el poder aunque todavía
hay algunos gobiernos priistas, cuya actitud será decisiva para el futuro del
partido, sino desde la oposición, desde la trinchera en la que el partido de
todos los días tiene que ser útil para resolver los problemas de la gente. Ese
es el punto nodal. El resto de la temática, la democracia interna, la unidad,
la unidad y más de la unidad…
Pero
¿qué tenemos a la vista de todos? Sólo una disputa por un escalafón en el
Congreso local. La verdad es que los conceptos de renovación y cambio y otros
que están utilizando para impulsar, o frenar, las apiraciones de una persona o
grupo que pretende quedarse con la presidencia del partido. Todavía no escucho
a nadie que las utilice sin dedicatoria y a la medida… al Sol.

Deja un comentario