29 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Trapitos…al Sol

5 minutos de lectura
 Los “cuenta cuentos” y
la reforma al codigo penal

(Y mientras eso sucede
los ayuntamientos piden préstamos)             

Celso Rico Rivera

El autor de estas líneas en un
verdadero aprieto… Tal vez resultaría más ameno comentar aquí  los risueños días que estamos disfrutando con
las narradoras y narradores de la Octava Edición del Festival Internacional de
Narración Oral “Palabras al Viento” que bajo la coordinación de la maestra
Laura Casillas, asimismo arribaron a este diario El Sol del Bajío, cuyo
anfitrión fue don Argimiro González Pérez, pero ésta columna se ocupa de otros rollos, y en este momento el tema de la
Reforma al Código Penal cae por su propio peso.
Guanajuato pues, hoy vive
tiempos de transformación en varios rubros: en lo económico, político, social,
y también en lo jurídico. Para decirlo en voz alta, es momento propicio para
abrir ciclos y cerrar viejos capítulos. Por ello en la historia de nuestro
estado de Guanajuato, la recién aprobada Reforma al Código Penal, debe abrir un
nuevo apartado al tipificarse el robo
como delito grave
Debe reconocerse que muchas de
las normas legales que en el pasado brindaron certeza y seguridad, fueron
rebasadas por la complejidad de las circunstancias actuales. Entre la realidad
y la norma, hubo un vacío que obstaculizaba la justicia y, por lo tanto,
reclamaba inmediata atención. Hay que decirlo: la lucha contra la delincuencia
en nuestro estado es y ha sido por mucho tiempo una lucha desigual.
Los delincuentes del robo, en
sus distintas manifestaciones,: en vía pública, casa habitación, autos, tiendas
de abarrotes, gasolineras, bancos y fabricas refresqueras, entre otros,
encontraban espacios propicios para la impunidad, porque se contaba con una
estructura que dificultaba la coordinación y cooperación entre los cuerpos de
seguridad y de procuración de justicia.
Sin duda, en estos años, se ha
realizado un gran esfuerzo por vincular el trabajo de las instituciones para
que, en una unidad de objetivo y esfuerzo, se concrete un frente integral de
combate a la delincuencia; sin embargo, esto debe de traducirse en la norma y
en este contexto, es necesario impulsar estas reformas que permitan el esfuerzo
en el estado en el combate a la delincuencia.
Asimismo, en muchos casos, la
justicia llega tarde (?) porque los procesos penales son lentos y, porque la
sanción y reparación del daño, no siempre logran remediar el abuso y castigar
la injusticia. Era exigible púes, reformar nuestro marco jurídico. Se requerían
leyes que atendieran las transformaciones de Guanajuato, que estuvieran en
concordancia con nuestra realidad social.
Nuestra entidad libertaria
requiere de un marco jurídico acorde al contexto en el que se desenvuelven,
normas en la cuales, las tareas de prevención, persecución y sanción del
delito, ayuden efectivamente a las autoridades y no se conviertan en un escape
para los delincuentes.
Las reformas aprobadas por los
diputados de la LXIII Legislatura en el Estado de Guanajuato en días pasados,
permitirán renovar por completo nuestro sistema de justicia Penal. Esta reforma
no contiene paliativos (?) ni modificaciones superficiales, sino que es una
Reforma integral (?) y con visión de largo plazo que, dará a nuestras
instituciones los instrumentos jurídicos necesarios para cumplir su
responsabilidad con profesionalismo, honestidad, oportunidad y eficacia.
La meta final es cerrar el
círculo vicioso para dar paso al círculo virtuoso de la legalidad, basado en la
confianza de los ciudadanos, en nuestras instituciones y en la seguridad de una
justicia expedita y eficaz. Además las Reformas pretenden fomentar mayor
confianza entre la ciudadanía. Cuando el papel se traduzca en cambios en la
realidad, sin duda aumentará la participación ciudadana en la justicia y se
incrementará el número de denuncias.
Más que una noticia, no podría
serlo, si la depuración que se anuncia de la corporación policiaca requiriera
el doble plazo que se anunció para esta ciudad de Celaya, el Secretario de
Seguridad Ciudadana, César Armando Vázquez Rivera, (entre seis meses y un año)
la sociedad no regatearía el más amplio de los reconocimientos. Ir a fondo en
una tarea de limpieza y autentica profesionalización policiaca que abarque
incluso a otros puntos menos que intocables, como la Federal y sus clones
estatales.
Imaginar siquiera un embate
concertado, implacable pero sin rebasar los límites de la justicia y de la ley
conforme al cual se estudien trayectorias y antecedentes de mandos medios y
superiores, era hasta hace poco apenas un ejercicio de imaginación desvinculado
de la realidad.
Esta puede ser la prueba
decisiva, incluso para uno de los proyectos principales del gobernador Miguel
Márquez Márquez, el de la estrategia contra la inseguridad pública, parte de
cuyos componentes es la creación del programa Escudo (que mucho ayuda el que no estorba) y la policía única, anunciada desde
el gobierno de Enrique Peña Nieto.
La iglesia también coopera con
su granito de arena, y con frecuencia el Obispo don Benjamín Castillo Plascencia
hace llamadas de atención desde la Casa Obispal (activa que está la Iglesia) en
torno a la inseguridad y la violencia, deben ser escuchadas estas llamadas de
atención, como recordatorios acerca de lo penoso que es mirar la multiplicación
de los delitos (que no de panes) y las malas conductas mientras por otra parte
se agravan las condiciones económicas de los feligreses.
El problema de la inseguridad
no es ni con mucho una simple expresión de la estadística, es mas ni siquiera
hay una verdadera contabilidad de la incidencia de problemas que puedan
permitir un conocimiento real de las dimensiones del asunto.
La inseguridad, la violencia,
el delito, más que materias causticas deben ser contempladas como síntomas de
una generalizada descomposición social, producida no sólo por el desastre
económico y el desempleo sino también por la fractura de orden axiológico.
Los valores han sido cambiados,
perdidos, olvidados o traicionados. Las satisfacciones materiales –nos dice la
iglesia- no deben ocupar el corazón del hombre y es cierto, como también lo es
que ese sagrado domicilio no deben habitar exclusivamente las insatisfacciones
materiales… al Sol
TRAPITOS…al Sol
Y mientras eso sucede los
ayuntamientos, solicitan préstamos para una lista de obras a crédito, alza en
los presupuestos para atender la seguridad pública en todos los municipios. Los
presupuestivoros se han envalentonado, pero eso tampoco baja la cuota
delictiva.
La única solución es la correcta
aplicación de la ley… al Sol.

                                     

Deja un comentario