0 5 mins 3 años

¿Por
Quién Votar?
Héctor
Gómez De La Cortina Guerrero
Luego
de la insólita, absurda, cínica y canalla resolución del Tribunal Electoral del
Poder Judicial de la Federación al avalar la candidatura de Jaime Rodríguez
Calderón “El Bronco” a la presidencia de la República, serán 5 los candidatos
que aparecerán en la boleta electoral el próximo domingo 1 de julio y alguno de
ellos será el nuevo presidente. Seguramente al igual que yo, amable lector,
usted también ya está harto de tanto spot, de tanto ataque y de tanto disparate
que tenemos que aguantar con tan solo prender la radio o la televisión. 

Pero
más allá del desencanto y la molestia con toda la clase política, debemos estar
conscientes de la enorme responsabilidad que tenemos como ciudadanos para estar
informados y salir a votar, aunque las opciones pueden no ser muy atractivas.
Me explico.
AMLO.-
Acierta en su diagnóstico sobre la corrupción y al reiterar que es el principal
problema de México. Acierta en criticar la corrupción del PRI y la ineficacia
del PAN pero no es congruente al incorporar a su equipo de trabajo a varios
miembros de esos partidos. Creo con sinceridad que en lo personal, AMLO no es
corrupto, pero tolera la corrupción en su entorno cercano siempre y cuando sea
útil para su causa. Se dice demócrata pero sus soluciones son las de un autócrata.
Fíjense bien en su discurso y lo que ofrece es su voluntad para cambiar las
cosas, para resolver los problemas. En su discurso no existe la división de
poderes, tanto la Corte como el Congreso son inexistentes. En su discurso el
pueblo manda y punto. El discurso del tabasqueño nos remonta al apogeo del
sistema, al presidencialismo todopoderoso, a un México del pasado. Y si a eso
agregamos sus alianzas con lo peor de la clase política, bueno……
Anaya.-
¿Cómo confiar en alguien con tantos cadáveres políticos en su breve carrera?,
el llamado “Joven Maravilla” relegó a todos y cada uno de sus rivales para
acceder sin mayores problemas a la candidatura presidencial. Despachó a Gustavo
Madero, a Margarita Zavala y a Rafael Moreno Valle y como si esto fuera poco,
logró cooptar el cascarón del PRD anulando las aspiraciones de Miguel Ángel
Mancera. Anaya es un tipo brillante, es cierto, ha demostrado un innegable
olfato político, pero sus incongruencias y sus bandazos dan qué pensar. Lo
recuerdo en un principio como uno de los opositores consentidos del régimen y
luego como su férreo enemigo.
Meade.-
Para alguien con su capacidad intelectual, su formación académica y su
experiencia profesional, hasta ahora el discurso y las propuestas del candidato
del PRI son meras generalidades con las que uno no podría estar en desacuerdo
pero no explica el fondo, el cómo. Promete mayor coordinación en las áreas de
seguridad (lo que sea que eso signifique), combate a la corrupción, pero se
deja ver con Carlos Romero Deschamps o Arturo Montiel, se dice apartidista pero
apenas se registra como aspirante del tricolor y acude a los añejos sectores
del priismo para que “lo hagan suyo”. Cargará con la enorme loza del
desprestigio del PRI y del presidente Peña.
Zavala.-
Sin posibilidades reales, pero sí puede ser un factor decisivo porque los votos
que logre cosechar irían en mayor medida, en detrimento de Anaya.
El
Bronco.- Debería darle vergüenza por tramposo.
Lo
que me queda claro es algo, con Anaya, Meade y Zavala está asegurada la continuidad
del modelo económico, con AMLO habría ruptura.
Twitter:
@gomez_cortina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *