0 3 mins 3 años

Seguridad Perdida
Héctor Gómez De La Cortina Guerrero
Hace mucho que Celaya
dejó de ser una tranquila ciudad provinciana donde el tiempo pasaba con
lentitud ante la mirada de sus pobladores. Celaya creció a pasos agigantados y
en poco tiempo se fraccionaron enormes terrenos que dieron vida a centenares de
colonias. Recientemente importantes empresas establecieron aquí su sede,
atraídas por el crecimiento económico de un pujante Bajío, orgullo nacional.
Celaya se ha convertido
en un importante polo de inversiones, presume restaurantes de primerísimo nivel
y una actividad económica envidiable. Pero nada de lo anterior sirve si los
ciudadanos salimos a diario con temor a la calle. Hace tiempo que la
inseguridad comenzó a convertirse en un problema delicado. Varias colonias
tomaron la decisión de enrejarse ante los robos constantes que padecían y que
por la ineficacia de las autoridades, no cesaban. La situación, lejos de
mejorar, se ha ido degradando. Hoy Celaya padece números de horror, gente
desaparecida, robos de varios vehículos diarios, asalto a transeúntes, robos
con violencia a casa habitación y comercios. La autoridad, ausente, rebasada.
El hartazgo de una
ciudadanía que se siente en el abandono total convocó a tres marchas en recientes
días. En una de ellas, el contingente fue recibido por la alcaldesa, quien dio
la cara y se sumó a la exigencia de seguridad, pero cometió el error infantil,
obsceno y absurdo de “exhortar al gobierno federal para que atienda dicha
problemática”, cuando los ciudadanos reclamaban delitos del fuero común, que le
corresponde al municipio resolver y cuya responsabilidad no puede evadir.
La realidad es que
continúan los discursos huecos. No se observan mejoras ni planes específicos.
La delincuencia común asola absolutamente todo a su paso ante la mirada de las
autoridades.
La seguridad sigue siendo
el talón de Aquiles de los presidentes municipales. Mientras este problema no
se resuelva, de poco importa lo demás. Las administraciones seguirán fracasando
en la medida en que los celayenses no nos sintamos seguros.
Ya un apreciado ex Rector
echó por la borda todo su prestigio en uno de los peores trienios de los que se
tenga memoria. Ojalá no sea el caso de la alcaldesa Paniagua.
Twitter: @gomez_cortina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *